ACNÉ

El acné no solo tiene manifestaciones físicas de pápulas, pústulas y comedones, sino que también puede tener efectos emocionales y psicológicos en quien la padece. Por lo tanto, se recomienda un tratamiento temprano e intensivo. El acné generalmente afecta áreas de la piel con alta presencia de folículos sebáceos; que incluye la cara, la parte superior del pecho y la espalda. Entre las causas que provocan el acné, las fluctuaciones hormonales donde se produce un exceso de sebo es la predominante y, cuando se mezcla con células cutáneas redundantes, los folículos pilosos se bloquean y forman comedones (granos). Otros factores agravantes son el uso incorrecto de productos para el cuidado de la piel (especialmente aquellos que contienen emulsionantes), maquillaje y prebases de mala calidad, dieta, algunos medicamentos, exposición a los rayos UV y trastornos digestivos. El acné también puede ser genético y la gravedad del acné puede aumentar con un aumento en los niveles de estrés.

Mostrando 1–9 de 22 resultados