Skip to content

Pieles grasas

La piel grasa puede darle un aspecto brillante a tu piel y hacer más visibles los poros. Puede originarse por una predisposición genética o por desequilibrios hormonales. Además, la producción de sebo puede agravarse por lavarte demasiado o usar productos inapropiados.

Para las pieles grasas es fundamental restaurar el equilibrio de sus aceites naturales. La gama de productos Dermaviduals® permite equilibrar y desinflamar la piel, aportando los componentes necesarios para conseguir una membrana de la piel sana, reduciendo así la producción de sebo.

Rutina ideal para cuidar las pieles grasas:

Por las mañanas:

  1. Enjuaga tu piel suavemente solo con agua tibia.
  2. Aplica un tónico facial.
  3. Utiliza una crema humectante de alta calidad.

Antes de irte a dormir:

  1. Limpia la piel con gel limpiador refrescante
  2. Aplica una loción que restablezca el equilibrio natural de tu piel
  3. Utiliza una crema o gel con componentes antiinflamatorios y antimicrobianos

Este tratamiento es general para una piel grasa con exceso de lípidos, sin acné. En caso de piel grasa, con exceso de lípidos y con acné, estarán indicados otros productos:

Rutina matutina para piel grasa acneica:

  • Comienza tu día lavando tu rostro solo con agua tibia, para evitar la irritación.
  • Aplica un tónico equilibrante para preparar tu piel.
  • Utiliza un fluido ligero que ayude a controlar el sebo sin tapar los poros.

Rutina nocturna para piel grasa acneica:

  • Limpia la piel profundamente con un gel limpiador específico para retirar el exceso de grasa y células muertas que pueden obstruir los poros.
  • Continúa con una loción calmante y suavizante.
  • Aplica un concentrado con ingredientes activos enfocados en tratar áreas propensas al acné. La vitamina B, los liposomas de Zinc y los de lecitina están especialmente indicados para pieles grasas y acneicas.